Reconstrucción nasal completa. (Parte 1)

Publicado por: el Oct 18, 2012 | Sin comentarios

Reconstrucción nasal completa

Llamaremos Arturo a nuestro paciente, aunque no sea su verdadero nombre. Arturo tuvo un consumo de cocaína muy alto durante varios años.

Normalmente estos consumos, de hasta 15 gramos al día, acaban con la muerte del sujeto por fallo cardïaco. Pero hay individuos, concretamente los que acabo operando, que presentan una especial resistencia a los efectos cardíacos de la cocaína, siendo entonces muy evidentes los efectos locales de la prolongada isquemia mucosa que produce la cocaína.

Estos efectos son desvastadores. Lo común es un colapso nasal, que da un aspecto similar a la nariz de un boxeador. Pero sólo en los casos extremos como el de Arturo, da lugar a la pràctica desaparición de la pirámide nasal, el tabique nasal e incluso los cornetes.

En el caso de Arturo el daño causado por la cocaína se vió aumentado por una cirugía realizada en otro país, con resultados catastróficos. No solo las secuelas nasales sino que una toma inexperta de cartílago auricular hace subsidiarias sus orejas de una futura cirugía reparadora.

El paciente, preocupado por este fracaso, emprende una largo camino para encontrar solución. Visita las mejores clínicas de Madrid y Barcelona. No satisfecho, viaja a New York y Las Vegas. Pero en ninguno de estos lugares pueden mostrarle casos similares al suyo resueltos satisfactoriamente. Finalmente, nos visita y preparamos entrevistas con otros pacientes similares ya operados, que se mostraron encantados de comentar su caso con él. Esto fue defintivo para qeu eligiese nuestra clínica. Parece lógico.

¿Con qué nos encontramos entonces?

Con una ausencia total de pirámide y tabique nasales, solo quedan rudimentos fibrosos de la misma. Pero se trata de una situación que presenta especiales dificultades, a diferencia de otras situaciones de ausencia de nariz, como es el caso de la ablación por cancer o la pérdida por accidente.

Con una ausencia total de estructuras nasales remanentes, tras el orificio de la nariz solo existe un enorme vacío, y esta es la gran dificultad de la cirugía que vamos a emprender. En casos de ausencia de nariz por causas “naturales” (ablación por cáncer o traumática, por accidente), los tejidos remanentes son absolutamente normales y pueden ser utilizados en las tareas de reconstrucción.

Pero en este caso los tejidos remanentes tienen una reducida vitalidad. Muy reducida. Son tejidos que hace falta revitalizar antes de emprender la reconstrucción.

Aparte de perder sus estructuras nasales, el paciente presenta un gran orificio en el paladar que comunica boca y nariz. Pero de eso hablaremos más adelante.

Al paciente se le exigen 6 meses de abstinencia total de la cocaína, que cumple. Pero también es un gran fumador, y esto no parece facilmente superable. Se acuerdan con el períodos de abstinencia tabáquica 15 días antes y después de las cirugías. Algo es algo.

El plan de reconstrucción se inicia de forma programada, hay un completo programa de intervenciones y de acciones intermedias, empleando ingeniería tisular y terapia celular, para revitalizar los tejidos periféricos del área nasal.

Vemos aquí el primer paso. Se talla el colgajo frontal con el que va a ser reconstruida su nariz. Se tapiza su cara interna con piel tomada del brazo … y vuelve a ser colocado en su emplazamiento original. Este paso es fundamental.