Ernesto. 17 años con implantes dentales

Publicado por: el Ago 7, 2013 | Un comentario

Pese a graves enfermedades sufridas, Ernesto decide suplir sus ausencias dentales mediante implantes dentales.

Ernesto es una persona muy especial. Un gran abogado, ya retirado. Con el tiempo nos hemos hecho buenos amigos.

Contaré su caso con brevedad, aunque él mismo ha insistido en que cuente como ocurrió todo. Entenderán mi admiración por él.

Hace ya 20 años, Ernesto decide solucionar sus ausencias dentales con una dentadura fija sobre implantes dentales.

Acude a nuestra consulta y planificamos la intervención. Pero el día de la cirugía no se persona. Le ha sido detectado un grave linfoma y es sometido a quimioterapia y radioterapia.

Vuelve un año más tarde, decidido a reemprender el tratamiento. Pero de nuevo es suspendido, ya que sufre un grave infarto de miocardio, debido al cual le realizaron cuatro by-pass coronarios.

Regresa al cabo de un año más, decidido a ser intervenido. El día de la operación pide hablar en privado conmigo. Me dice que a su mujer le ha sido detectada una grave enfermedad. Quiere operarse, pero sólo si ello no le va a impedir cuidar a su esposa. Le aseguro que estará en perfectas condiciones de hacerlo.

Largas conversaciones durante todo el proceso forjaron nuestra sólida amistad.

En una única sesión, y bajo anestesia local, le colocamos 11 implantes dentales en el maxilar superior, donde había perdido prácticamente todas las piezas. Poner un número suficiente de implantes y con una distribución adecuada resulta fundamental para asegurar la permanencia indefinida de su futura dentadura.

Fue una intervención cómoda y con un excelente postoperatorio, libre de molestias. Desde el día siguiente llevó una vida normal.

Semanas más tarde, y de nuevo en una sola sesión, le colocamos 6 implantes dentales más en la mandíbula, donde únicamente conservaba los incisivos. También, sin ninguna complicación.

Su fortaleza se ha visto compensada. Hace ya 17 años que tiene una dentadura fija y el estado de sus implantes es muy bueno, están como el primer día.

Nos cuenta con gran satisfacción cómo fue el proceso y cómo ha mejorado sustancialmente su vida tras colocarle los implantes y poder disfrutar desde entonces de su dentadura fija.  Al principio, fue aprendiendo a comer de todo nuevamente, y en la actualidad, próximo a los 80 años, mastica y come sin ninguna limitación.

La colocación de implantes dentales por unas manos profesionales y experimentadas ha posibilitado a Ernesto, así como a otros muchos pacientes nuestros, disfrutar de una dentadura nueva y gozar de una mejor calidad de vida.

Ernesto Play