El injerto de hueso en la colocación de implantes dentales

Publicado por: el Sep 4, 2013 | Un comentario

implante dental

¿Qué ocurre cuando deseamos edificar un edificio en un determinado punto y existe un fallo en el terreno?

Podemos crear complicados sistemas de cimentación inclinados, evitando esa zona. Pero lo más lógico es nivelar el terreno, realizar un relleno de una solidez suficiente y a continuación, construir los cimientos del futuro edificio.

En implantología nos planteamos un problema similar en muchos casos. Si existe una falta de hueso en el punto idóneo para la colocación de un implante, podemos rellenarlo de injerto de hueso, compensando así esta pérdida. En un breve plazo los elementos restauradores del organismo se encargarán de formar un hueso de densidad similar o superior al del hueso circundante. Esto va a permitir colocar los implantes dentales con una gran precisión, en el lugar adecuado y con la angulación debida, algo clave para su permanencia prolongada.

Tengamos en cuenta que la colocación de unos cimientos sólidos y eficaces es fundamental para el sosten del edificio. Si esto falla, todo se viene abajo, independientemente de la belleza del edificio construido.