Nadie debe morir con los dientes en un vaso de agua

Publicado por: el Sep 6, 2013 | Sin comentarios

 

A Mercedes le fueron colocados implantes dentales a los 80 años con dentadura de carga inmediata.

Según propias palabras del Dr. Per-Ingvar Branemark, “Nadie debe morir con los dientes en un vaso de agua”.

Y Mercedes es un magnfico ejemplo de que no existe un límite de edad para la colocación de implantes dentales, ya que le fueron colocados varios con 80 años. Es un procedimiento sencillo e indoloro, siempre que sea realizado por profesionales con mucha experiencia quirúrgica.

Incluso con más edad, recordemos el caso de María con 96 años, es razonable optar por los implantes dentales, ya que la mejora de la calidad de vida de una forma drástica.

En el vídeo podemos ver la entrevista realizada a Mercedes a las 24 horas de la cirugía, sin dolor, sin hematomas, sin inflamación. No parece haber sido operada.

Esto fue realizado hace 7 años, en los cuales Mercedes no ha tenido ningún problema.

Con el paso de los años, Mercedes había perdido algunos dientes.

Para cubrir estas ausencias le fueron colocadas hace años unas prótesis que utilizan como apoyo las piezas dentales sanas, lo que se denomina coloquialmente  “puentes”.

Primero es preciso desgastar las piezas dentales, lo que ya las debilita. Además estos puentes sobrecargan los dientes en los que se apoyan, acelerando su destrucción.

Por todo ello, estos dientes habían enfermado y presentaban procesos infecciosos que ocasionaban importantes molestias, siendo necesaria su extracción.

Al quedarse sin fijaciones, la opción era una dentadura removible, de quita y pon, que son habitualmente muy molestas.

Por tanto le ofrecimos una excelente alternativa: la colocación de 8 implantes dentales, con dentadura fija a las pocas horas.

Mercedes aceptó y todo el tratamiento fue realizado en una sola fase.

Lo primero que hicimos fue retirar los dientes enfermos.

El hueso maxilar fue reforzado mediante injerto de hueso en polvo, que en breve creará un sólido bloque, compensando las pérdidas de volumen sufridas con el tiempo. Es la base que asegura una permanencia indefinida de los implantes dentales. Y el adecuado manejo de este injerto es lo que marca la diferencia de los cirujanos con amplia experiencia.

A continuación, con una sencilla y mínima cirugía le fueron colocados 6 implantes dentales en el maxilar superior, cuya misión será sostener una dentadura completa fija, como la que tuvo en su día.

Con otra sencilla cirugía fueron colocados 2 implantes en la parte inferior.

A las pocs horas su dentista le colocó una prótesis fija en el maxilar superior, lo que se conoce como “carga inmediata”. Todo el proceso ha durado solo unas horas.

En el vídeo vemos como se encuentra ella al día siguiente de todo el proceso, y como nos lo cuenta.

Una cirugía realizada por manos entrenadas hace que la edad no sea una barrera para volver a disfrutar de una dentadura cómoda y eficaz.