Fracaso de implantes dentales con injerto de hueso ilíaco

Publicado por: el Nov 6, 2013 | Sin comentarios

miguel01

La agresividad y el índice de fracasos de este tipo de injertos hacen que cada vez sean menos utilizados.

Y realmente no son necesarios.

Cuando pensamos en colocarnos implantes dentales, con el esfuerzo personal  y económico que suponen, esperamos que sea una solución definitiva. Y esto es posible en todos los casos, si elegimos al profesional adecuado.

En implantología dental existen casos de fácil resolución, al alcance de muchos profesionales, pero también los casos difíciles. Habitualmente entran en este grupo los pacientes con importante disminución o ausencia de hueso para colocar los implantes dentales.

Y esto marca la diferencia entre los profesionales que los atienden, ya que para solucionarlos hace falta un alto nivel de práctica quirúrgica.

mt01Unos, prudentemente, remiten estos pacientes difíciles a especialistas en cirugía maxilofacial para que solucionen esta falta de hueso. Muchos de ellos emplean (o empleaban) técnicas agresivas, como los injertos de cadera. Esto supone ingreso en una clínica, anestesia general, morbilidad, … Y sin embargo su fracaso es más frecuente de lo que reflejan las diferentes publicaciones, a tenor de los casos que recibimos en nuestra clínica. De hecho los propios los dentistas han comenzado a desaconsejarlos. Yo he realizado muchos injertos de hueso ilíaco, pero el último realizado para colocación de implantes fue en 1998, tras comprobar su poca fiabilidad. En un próximo post les contaré como ocurrió.

miguel 03

Han sido ideadas diversas técnicas que evitan el empleo de injerto de hueso, ya que tiene una alto índice de fracaso fuera de un entorno estrictamente quirúrgico. Colocando implantes dentales en una incorrecta angulación o buscando apoyo en zonas muy lejanas. Esto ha popularizado la puesta de implantes en condiciones lejos de ser las ideales. Pero estas técnicas conducen a un mal resultado a medio y largo plazo (All on four, transcigomáticos, …).

Tampoco la cirugía guiada por ordenador aporta soluciones válidas en estos casos, los más difíciles requieren técnicas sofisticadas a cielo abierto.

En nuestra clínica pensamos siempre en cómo será la situación de los implantes a partir de los 10 años de la cirugía y eso hace que seamos muy estrictos en su colocación. Nuestro objetivo es una permanencia indefinida de los implantes dentales. Tras varios miles de casos observamos que esto se basa en:

–       Número de implantes suficiente que permita la menor carga posible en cada uno de ellos.

–       Correcta distribución de los mismos.

–       Refuerzo de la base ósea, mediante la utilización de injerto de hueso y factores de crecimiento plasmáticos. En prácticamente el 100% de los casos se utilizan injertos de hueso bioartificial o, en todo caso, obtenido del área intraoral, bajo anestesia local.

mt02El caso de Miguel es muy significativo y nos ofrece muchas lecciones a tener en cuenta, que iremos comentando.

Miguel tiene 75 años. Siendo aún joven perdió toda su dentadura y por ello ha sufrido la desaparición progresiva de su hueso maxilar.

Decidido a poner una dentadura fija sobre implantes, acudió a un cirujano que vio la necesidad de un injerto de hueso. Para ello recomendó la utilización de hueso de la cadera, del hueso ilíaco.

Bajo anestesia general fueron tomados dos grandes bloques de hueso de su pala ilíaca. A continuación fueron colocados en su maxilar, fijados mediante placas y tornillos de titanio. El postoperatorio fue complicado y, desafortunadamente, el injerto no tuvo éxito.

Hubo un intento de rescate mediante la colocación de un nuevo injerto de hueso, tomado esta vez del mentón. Pese a ser más simple, tuvo la más grave complicación de todo el proceso, un peligroso hematoma de suelo de boca. Desgraciadamente, este injerto tampoco tuvo éxito.

miguel 04

Fueron colocados varios implantes dentales al cabo de unos meses, pero todos fracasaron en pocas semanas. En los que quedaban en su maxilar fue colocada una prótesis dental, que se desprendió con los implantes… al día siguiente.

Sólo permanecían los implantes colocados en la mandíbula.

Su cirujano descarta una solución a su situación, ya que ahora es peor que al inicio del proceso. Tiene aún menos hueso y éste es menos denso y está peor vascularizado; tiene menor aporte de los necesarios nutrientes para consolidar un nuevo y necesario injerto de hueso.

En esta situación acude a nuestra consulta.

Su caso es complicado, pero decidimos intentarlo. En varias intervenciones, realizadas bajo anestesia local, con una mínima y delicada cirugía, le fue colocada una gran cantidad de injerto de hueso Bio-Oss, con lo que fue reforzado su hueso maxilar.

miguel 05

Posteriormente fueron colocados los implantes dentales en las zonas en que su hueso había adquirido la solidez suficiente. Esta fase no supuso sufrimiento alguno, permitiendo siempre una vida normal al día siguiente de cada intervención.

Finalmente, ocho implantes dentales se integraron en el hueso, pero tras pruebas dinámicas intensas, sólo cinco eran utilizables.

Más tarde, su dentista le colocó una dentadura que, además de los dientes, compensa las importantes pérdidas de volumen de hueso, lo que se conoce como prótesis híbrida.

A los dos años sufrió un importante traumatismo con el que perdió uno de los implantes y posiblemente debilitó el resto. Continuamos con la misma prótesis, pero con sólo cuatro puntos de apoyo la situación era precaria. A los cuatro años perdió dos, quedando sólo otros dos utilizables. Ya no era posible tener una prótesis fija.

mt03Analizamos el caso detenidamente. Colocar la prótesis sobre cinco implantes en un hombre vigoroso había sido un error a medio plazo. Eran necesarios más puntos de apoyo, que permitiesen una distribución de las fuerzas de masticación.

En una sola intervención con anestesia local le fueron colocados nuevos implantes dentales e injerto de hueso Bio-Oss. Obtuvimos nueve implantes dentales fuertemente oseointegrados, sobre los que ha sido colocada una nueva dentadura.

miguel 06

Ahora sí tenemos confianza en la durabilidad indefinida de sus implantes, ya con una carga individual razonable en cada implante dental, y una aceptable distribución.