Implantes dentales tras cáncer oral

Publicado por: el Feb 4, 2014 | Sin comentarios

portada_cancer

Con frecuencia, un cáncer oral va acompañado de la pérdida de piezas dentales. En nuestra clínica hemos tratado a muchos pacientes en estas circunstancias.

Hoy, Día Mundial contra el Cáncer, explicamos cómo en manos de un profesional experimentado es posible la colocación de implantes dentales con éxito, incluso en los casos de dificultad extrema.

Sufrir un cáncer oral conlleva, en la mayoría de los casos, la pérdida de piezas dentales. En primer lugar, porque la zona afectada incluye piezas dentales y es preciso resecarlas. En otras ocasiones, porque las piezas dentales suponen un riesgo para los colgajos de reconstrucción y son extraídas profilácticamente.

En muchas ocasiones, es necesario un tratamiento adjunto de radioterapia, y ésta conlleva la extracción por dos vías. La primera antes de aplicarla, ya que suelen extraerse todas las piezas dentales con patología, aunque ésta sea moderada. Y una vez aplicada, el empobrecimiento del tejido oral y la sequedad de boca que provoca, muchas veces permanente, daña las piezas dentales previamente sanas.

Desde el punto de vista dental, un panorama poco alentador.

La restauración ad integrum sólo se completa mediante la colocación de una dentadura fija, basada en implantes dentales.

Nos encontramos ante una boca seca y un tejido óseo empobrecido, casi al límite. Es una situación crítica que implica que la colocación de implantes dentales sea realizada con una especial precisión y en condiciones estrictamente quirúrgicas. Lograr una colocación sin complicaciones implica una gran experiencia, superior a la requerida para otras situaciones.

En nuestra clínica hemos tratado a muchos pacientes en estas circunstancias. Empleando modernas técnicas es posible la colocación de implantes dentales, con métodos sencillos y sin injertos agresivos. Y con expectativas de larga permanencia.

Éste es el caso de Magdalena. Tras extirparle un tumor maligno en el paladar y recibir radioterapia, los tejidos de la cavidad bucal quedaron muy debilitados. En estas circunstancias, el riesgo de la colocación de implantes dentales era muy elevado.

Era preciso que fuese llevado a cabo con gran precisión, por profesionales con mucha experiencia. Y, por supuesto, en un ambiente estrictamente quirúrgico, ya que el mínimo fallo en la esterilidad podría causar graves problemas.

Al mismo tiempo, era vital poner implantes dentales a fin de evitar la fricción de una prótesis removible sobre una mucosa débil y con xerostomía, lo que aumentaría el riesgo de un nuevo tumor epitelial en la boca.

Tomando todas las precauciones necesarias, la intervención se pudo realizar con garantías plenas de éxito y con una permanencia en boca indefinida.

En Clínica Furelos nos especializamos en dar solución a aquellos casos de cirugía maxilofacial e implantología dental de extrema dificultad que no encuentran respuesta en otras consultas.

Nuestra filosofía de trabajo se basa en dar la máxima calidad en nuestra atención para lograr la satisfacción plena de todos nuestros pacientes.

En el siguiente video ella misma nos cuenta sus sensaciones tras la operación.