Teresa. Implantes dentales con poco hueso

Publicado por: el Feb 20, 2014 | Sin comentarios

portada_teresa

Teresa nos cuenta cómo se siente con su nueva dentadura fija sobre los implantes dentales que le colocamos en ambos maxilares.

Pese a los cuidados y la óptima higiene que siempre dedicó a sus dientes, con tan sólo 14 años, siendo todavía una niña, Teresa sufrió la pérdida prematura de los mismos.

La pérdida de piezas dentales es un problema relativamente común que merma la calidad de vida de las personas que lo padecen, aún más si ocurre en edad temprana. Con frecuencia, ocasiona pérdida de autoestima, problemas de masticación, alteraciones en la voz e inseguridad en las relaciones sociales.

En el caso de Teresa, la pérdida dental fue casi completa, y desde la adolescencia había llevado prótesis removibles, de quita y pon, habitualmente muy molestas.

rec02La ausencia de dientes provoca inevitablemente una pérdida de hueso importante. Disminuye su altura y al mismo tiempo se adelgaza. Esto hace que las prótesis removibles pierdan sostén, siendo cada vez más incómodas e intolerables, especialmente en la mandíbula.

Tras consultar a diversos especialistas que no lograron darle una solución adecuada a su caso, Teresa decidió visitarnos.

Después de estudiar con detalle su caso, le propusimos la colocación de implantes dentales para rehabilitar la ausencia de piezas en ambos maxilares, con la importante repercusión que ello tendría en su calidad de vida.

Teresa nos reconoce que, aunque el día de la operación llegó muy nerviosa a la clínica, gracias a la cordialidad y cercanía de nuestro equipo logró relajarse antes de entrar en quirófano.

rec01En una sola sesión quirúrgica, bajo anestesia local, colocamos 6 implantes dentales en el maxilar superior y 6 implantes dentales en el maxilar inferior con injerto de hueso artificial (Bio-Oss®) para asegurar una permanencia indefinida de los nuevos implantes dentales.

Tanto la intervención como el postoperatorio transcurrieron sin problemas.

Tras unos meses, a Teresa le fue colocada la dentadura fija definitiva sobre los implantes perfectamente oseointegrados en ambos maxilares. Desde entonces, no ha fracasado ningún implante.

Su calidad de vida ha mejorado de manera sustancial. Ha recuperado su autoestima, se ríe con naturalidad, disfruta cada día. No tiene ninguna limitación a la hora de comer. Recuperar la actividad de la musculatura de la masticación y de la mímica facial ha derivado en un aspecto más juvenil.

Ella misma nos lo cuenta en el siguiente video.