Cirugía oral: Épulis gigante de mandíbula

Publicado por: el Feb 21, 2014 | Sin comentarios

Literalmente, épulis significa “sobre la encía” y describe cualquier entidad lesiva que se localice en la encía o su reborde alveolar.

En el vídeo vemos un épulis de tres años de evolución en una paciente de 70 años.

Existen diversos tipos, según el tipo de tejido que los constituyen: fibroso, granulomatoso, fibro-granulomatoso.

Aunque la etiología es discutida, muchos autores coinciden en que su origen está en una respuesta proliferativa anormal ante un traumatismo crónico o una irritación local.

Esta lesión se presenta como una masa nodular que puede ser pediculada o no, con una coloración entre rosa y rojo-púrpura, según el tipo de épulis. Ocasionalmente su superficie se encuentra ulcerada.

Tienen abundante vascularización, razón por la que en ocasiones presenta una tendencia fácil al sangrado.

Su tamaño varía desde una pequeña pápula a un agrandamiento masivo, aunque generalmente no superan los 2 cm de diámetro.

Aparece a cualquier edad, presentando dos picos de máxima incidencia, uno durante el período de dentición mixta y otro durante la quinta y sexta décadas de la vida;  es más frecuente en el sexo femenino que en el masculino en una proporción de 2:1 y el maxilar inferior suele estar más afectado que el superior.

Es una lesión de las partes blandas que muy rara vez implica erosión superficial del hueso subyacente.

Habitualmente estas lesiones no duelen, aunque sí es frecuente que el paciente pueda referir ligeras molestias a la palpación.

El diagnóstico precoz y preciso de esta lesión permite llevar a cabo un tratamiento adecuado sin riesgo para los dientes vecinos ni para el tejido óseo adyacente.

El tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica de la lesión, con un amplio legrado de su base para evitar la aparición de recidivas.