Doctor, ¿por qué me duelen los dientes?

Publicado por: el Abr 22, 2014 | Sin comentarios

porqué duelen los dientes

Una dieta inadecuada, técnicas incorrectas de higiene bucal o el uso de dentífricos abrasivos, son algunas de las causas que pueden hacer que nos duelan los dientes.

Se estima que 1 de cada 4 adultos padece hipersensibilidad dental, y es especialmente frecuente entre los 25 y los 45 años, aunque puede presentarse a cualquier edad.

Se caracteriza por un dolor agudo y de corta duración, como respuesta exagerada a estímulos táctiles, térmicos, químicos u osmóticos. Este trastorno se origina cuando los conductos dentinarios, que alojan terminaciones nerviosas, quedan al descubierto lo que produce estímulos dolorosos en respuesta a acciones cotidianas como la ingesta de bebidas o comidas frías o calientes, el cepillado, … etc.

Es fundamental instaurar medidas preventivas que ayuden a evitar la hipersensibilidad dental

Entre los factores de riesgo principales se encuentran el uso de técnicas inadecuadas de higiene bucal, el empleo de cepillos con filamentos muy duros y pastas dentífricas abrasivas, las erosiones químicas inducidas por ácidos o la acumulación de biofilm oral, también conocida como placa bacteriana.

Además, algunas personas presentan un mayor riesgo de sufrir hipersensibilidad dental: las que cepillan vigorosamente sus dientes, aquellas con recesión gingival, las que están en tratamiento periodontal, los bulímicos con sus vómitos ácidos o los individuos con problemas periodontales o exposiciones anormales de los cuellos de los dientes.

También la dieta es importante, señala. Muchas dietas habituales, y que además se consideran sanas, son muy ácidas, y aunque pueden ser saludables para el organismo en general, no lo son para el esmalte y la dentina.

La erosión de la dentina es dependiente del tiempo y de la acidez del pH. Las sustancias con un pH bajo pueden eliminar el “barrillo dentinario” y abrir los “túbulos dentinarios”. Por ello, las personas que consumen frecuentemente bebidas ácidas son más propensas a sufrir hipersensibilidad dental. Aunque no provocan una erosión tan rápida como el zumo de pomelo o el de naranja, las bebidas carbonatadas, como los refrescos de cola, también alteran la sensibilidad dental, debido a su frecuente consumo, especialmente por parte de niños y adolescentes.

Desde nuestra clínica aconsejamos utilizar cepillos dentales vibratorios, que desgastan menos el esmalte

Por tanto, es importante comprobar el pH de los alimentos y bebidas para poder realizar recomendaciones dietéticas adecuadas a los pacientes con hipersensibilidad dental o exposición de la dentina.

Es esencial informar al paciente sobre la importancia de esos ácidos presentes en la dieta y reducir su consumo, tanto en cantidad como en frecuencia. Cualquier tratamiento en el que no se actúe sobre estos factores, a juicio de los especialistas, sólo podrá lograr un beneficio parcial y a corto plazo.

Lo fundamental, en cualquier caso, es instaurar medidas preventivas, que ayuden a evitar la hipersensibilidad, y a potenciar aún más el tratamiento.

Sencillas acciones pueden ayudar a evitar su aparición. Por ejemplo, la eliminación de productos de naturaleza ácida en la dieta, el uso de cepillos dentales de filamentos suaves y dentífricos no abrasivos. Además, desde nuestra clínica aconsejamos utilizar técnicas de cepillado vibratorias que, a diferencia de las rotatorias, no desplazan los filamentos y desgastan menos.

Y si persiste la hipersensibilidad, hay que tratarla. Desde hace muchos años se utilizan diferentes sustancias introducidas en dentífricos, geles, enjuagues y sprays bucales, unas con más éxito que otras. En general, los tratamientos más exitosos son los que contienen en su composición sales de potasio, sobre todo nitrato potásico.

Fuente:

ABC Salud