Carlos. Doce implantes dentales en el maxilar superior

Publicado por: el May 8, 2014 | Sin comentarios

12 implantes dentales en una sesión

Carlos nos cuenta su particular experiencia tras colocarle doce implantes dentales en el maxilar superior.

Pese a los cuidados y la óptima higiene que siempre dedicó a sus dientes, Carlos sufrió la pérdida prematura de los mismos.

La pérdida de piezas dentales es un problema relativamente común que merma la calidad de vida de las personas que lo padecen. Con frecuencia ocasiona pérdida de autoestima, problemas de masticación, alteraciones en la voz e inseguridad en las relaciones sociales.

Además, la ausencia de dientes provoca inevitablemente una pérdida de hueso importante. Disminuye su altura y al mismo tiempo se adelgaza. Esto hace que las prótesis removibles pierdan sostén, siendo cada vez más incómodas e intolerables, especialmente en la mandíbula.

La ausencia de piezas dentales provoca inevitablemente una pérdida de hueso importante

Por ello, cuando Carlos acudió a nuestra consulta, tras estudiar su caso en detalle, le propusimos la colocación de implantes dentales para rehabilitar la ausencia de piezas que presentaba en el  maxilar superior, con la importante repercusión que ello tendría en su salud bucal y, por extensión, en su calidad de vida.

En Clínica Furelos nos especializamos en dar solución a aquellos casos de cirugía maxilofacial e implantología dental de extrema dificultad que no encuentran respuesta en otras consultas.

Nuestra filosofía de trabajo se basa en dar la máxima calidad en nuestra atención para lograr la satisfacción plena de todos nuestros pacientes.

Con una sencilla cirugía, colocamos 12 implantes dentales en el maxilar superior con abundante injerto de hueso artificial (Bio-Oss®) y con la elevación de los dos senos maxilares. Aseguramos así una permanencia indefinida de los nuevos implantes dentales.

La calidad de vida de Carlos mejoró significativamente con su nueva dentadura fija

Todo ello fue realizado en una sola sesión quirúrgica, bajo anestesia local. Tanto la intervención como el postoperatorio transcurrieron sin problemas.

Carlos nos cuenta sus impresiones, tanto antes como después de la operación. Nos confiesa que, pese a que llegó muy nervioso el día de la cirugía, se sentía en buenas manos y ya en quirófano se relajó mucho.

Él mismo nos lo cuenta en el siguiente video, grabado al día siguiente de la operación.