Luisa. Implantes dentales en ambos maxilares

Publicado por: el May 13, 2014 | Sin comentarios

Luisa

Luisa nos cuenta las razones que le hicieron acudir a nuestra clínica para la colocación de implantes dentales.

La situación de Luisa refleja la de gran cantidad de personas que sufren pérdida dental asociada a una gran cantidad de hueso. Ello es debido a procesos periodontales agresivos que aparecen a edades muy precoces y son de muy difícil tratamiento, pese a cuidarse la boca correctamente.

Además, la carencia de piezas dentales merma la calidad de vida de las personas que la padecen. Con frecuencia, ocasiona pérdida de autoestima, problemas de masticación, alteraciones en la voz e inseguridad en las relaciones sociales.

Nos especializamos en dar solución a los casos de implantología dental de extrema dificultad

En el caso de Luisa, la pérdida dental fue casi completa, y desde muy joven había llevado prótesis removibles, de quita y pon, habitualmente muy molestas.

La ausencia de dientes provoca inevitablemente una pérdida de hueso importante. Disminuye su altura y al mismo tiempo se adelgaza. Esto hace que las prótesis removibles pierdan sostén, siendo cada vez más incómodas e intolerables, especialmente en la mandíbula.

Estos pacientes encuentran grandes dificultades para ser tratados, dada su complejidad y resultados poco previsibles.

Por ello, cuando Luisa acudió a nuestra consulta, tras estudiar su caso en detalle, le propusimos la colocación de implantes dentales para rehabilitar la ausencia de piezas en ambos maxilares, con la importante repercusión que ello tendría en su calidad de vida.

En Clínica Furelos nos especializamos en dar solución a aquellos casos de cirugía maxilofacial e implantología dental de extrema dificultad que no encuentran respuesta en otras consultas.

Nuestra filosofía de trabajo se basa en dar la máxima calidad en nuestra atención para lograr la satisfacción plena de todos nuestros pacientes.

La calidad de vida de Luisa mejoró notablemente con su nueva dentadura fija

En una primera sesión quirúrgica, bajo anestesia local, colocamos 4 implantes dentales en el maxilar superior con injerto de hueso artificial (Bio-Oss®) para asegurar una permanencia indefinida de los mismos.

Tanto la intervención como el postoperatorio transcurrieron sin problemas.

Unos meses más tarde, llevamos a cabo una nueva cirugía para colocar 4 implantes dentales en el maxilar inferior. Nuevamente, todo transcurrió sin ninguna complicación.

Posteriormente, a Luisa le fue colocada la dentadura fija definitiva sobre los implantes perfectamente oseointegrados en ambos maxilares. Desde entonces, no ha fracasado ningún implante.

La calidad de vida de Luisa ha dado un giro radical. Ha mejorado su autoestima, se ríe con naturalidad. No tiene ninguna limitación a la hora de comer. A sus 72 años, Luisa ha recuperado gran parte de su juventud.

Ella misma nos lo cuenta satisfecha en el siguiente vídeo.