Abraham. Implantes dentales para rehabilitar los molares superiores

Publicado por: el Jun 17, 2014 | Sin comentarios

Abraham, implantes dentales

Abraham nos cuenta su particular experiencia tras colocarle implantes dentales en ambos maxilares con el fin de rehabilitar la ausencia de los molares superiores.

La situación de Abraham refleja la de gran cantidad de personas que sufren la pérdida prematura de piezas dentales, debido a procesos periodontales agresivos que aparecen a edades muy precoces y son de muy difícil tratamiento, pese a cuidarse la boca correctamente.

En el caso de Abraham, perdió de forma muy prematura, es muy joven, los molares superiores. Como es habitual en estos casos, esta ausencia se acompañaba de una pérdida de hueso importante. Desde muy joven había llevado prótesis removibles, de quita y pon, que pierden sostén y son cada vez más incómodas e intolerables.

“La noche después de la operación, que pensé que iba a ser lo peor, no sentí dolor”

Para él su salud bucodental fue durante muchos años un importante motivo de preocupación.

La falta de los molares había mermado seriamente la función masticatoria y, en consecuencia, el hueso maxilar se había ido deteriorando y el resto de piezas dentales iban perdiendo sujección.

En esta situación, ya prolongada en el tiempo, Abraham decidió visitarnos. Tras estudiar con detalle su caso, le propusimos la colocación de implantes dentales para rehabilitar la ausencia de los molares en ambos maxilares, con la importante repercusión que ello tendría en su calidad de vida.

En Clínica Furelos nos especializamos, precisamente, en dar solución a aquellos casos de cirugía maxilofacial e implantología dental de extrema dificultad que no encuentran una respuesta adecuada en otras consultas.

La falta de los molares superiores había deteriorado seriamente la función masticatoria

En una única sesión quirúrgica, bajo anestesia local, le colocamos un total de 9 implantes dentales, 7 en el maxilar superior y 2 en el inferior. Tras 20 años de experiencia en la colocación de implantes dentales, hemos podido comprobar que la duración indefinida de éstos (y sin problemas), está estrechamente relacionada con la colocación de un número suficiente de implantes y su adecuada distribución. Con ello se logra una menor presión masticatoria en cada uno de ellos, evitando sobrecargas que causan la rotura del propio implante por fatiga del material.

Otro factor importante que contribuye a la permanencia indefinida de los implantes dentales es el refuerzo de la base ósea. Para ello utilizamos las más avanzadas técnicas de ingeniería tisular, suplementando con injerto de hueso bioartificial (Bio-Oss®) e infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento plaquetarios, obtenido del propio paciente, para enriquecer el tejido óseo a nivel maxilar y favorecer la correcta oseointegración de los nuevos implantes dentales.

Tanto la intervención como el postoperatorio transcurrieron sin molestias, tal y como nos cuenta el propio Abraham en esta entrevista que le realizamos tan sólo 24 horas después de la operación.

Al contrario de lo que él pensaba, la noche después de la operación descansó bien, sin dolores ni molestias significativas.

Desde aquí agradecemos a Abraham, que tan amablemente nos contase sus sensaciones antes y después de la intervención.