Rosario. 15 años con implantes dentales

Publicado por: el Sep 30, 2014 | Sin comentarios

Rosario es un perfecto ejemplo de la durabilidad de los implantes dentales bien colocados, lleva 15 años con ellos sin ninguna molestia.

Rosario constituye un ejemplo claro de que la duración de los implantes puede ser indefinida, siempre que se haga en las condiciones adecuadas y realizado por especialistas bien entrenados. Algo que desgraciadamente no es frecuente, ya que actualmente parece que cualquier titulado, aun sin experiencia, es capaz de colocarlos. Algo que solo ocurre en España, curiosamente. Ello se debe a la gran capacidad del titanio para oseointegrarse con enorme solidez, lo que hace que aun colocados en precarias condiciones, con solo una parte de su superficie en contacto con el hueso sirve de soporte para una dentadura. Pero esta deficiente colocación hace que sean fuente de dolores e infecciones y duren poco tiempo. Algo que vemos a diario en nuestra clínica, provenientes de otras.

Cuando ocurren estos fracasos, la situación del hueso ha empeorado siempre, haciendo más delicada la colocación de nuevos implantes. La elección del profesional que nos coloque implantes debe de ser cuidadosa, y no fiarse de entidades cuyo margen comercial lo obtienen de un pago ridículo a los “implantólogos”, cuando no de la baja calidad de los propios implantes. Ello hace que en sucesivas visitas al mismo centro sanitario sean atendidos por diferentes profesionales, e incluso que los nuevos critiquen el trabajo de los anteriores. Demencial.

Cuando me llaman para programas de TV para debatir estos temas, siempre pongo de condición que hablemos exclusivamente pacientes con implantes dentales con una permanencia superior a 10 años y sin problemas hasta entonces. Yo tengo cientos de pacientes en esta situación. Normalmente me quedo sin tertulianos, eso da que pensar.

Para refugiarse en estadísticas, hay estudios que muestran como “normal” un fracaso del 25% de los implantes dentales a los 5 años, algo que me parece escandaloso, y desde luego no ocurre en mi clínica ni lejanamente, ya que estamos en torno al 2% a los 10 años.

Alegan para ello que los implantes sufren de forma natural un proceso de infección similar a la periodontitis que les llevó a perder los dientes propios. Esto es  falso, la periimplantitis es un hecho excepcional y muchas veces ligado a una colocación de implantes en deficientes condiciones sanitarias, sin un proceso riguroso de esterilidad, por profesionales con poca experiencia, que van aprendiendo a costa de los fracasos de los sufridos pacientes, o una prótesis inadecuada.

Ello explica que en nuestra clínica apenas ocurran estas complicaciones y que podamos asegurar la solución de las posibles incidencias de forma gratuita, aunque hayan transcurrido 20 años o más de su colocación.

Volvamos al caso de esta mujer encantadora que es Rosario. Cuando vino a nuestra clínica hacía años que usaba una prótesis no fija, lo que hizo que perdiera bastante hueso maxilar y mandibular, por lo que tuvimos que ponerle injerto de hueso. Posteriormente le fueron colocados 4 implantes dentales en la parte superior y otros 4 en la parte inferior. Todos colocados en una sola sesión bajo anestesia local, sin sufrimiento alguno. El postoperatorio fue magnífico, descansó muy bien esa misma noche sin ningún tipo de dolor.

Esto fue hace más de 15 años, actualmente preferimos poner un mayor número de implantes y hacer la dentadura fija de forma permanente.

Como ya hemos dicho en alguna otra ocasión, los implantes dentales deben ser valorados a partir de los 10 años de su colocación.

Después de 15 años, y tras revisiones anuales, comprobamos la perfecta integración de los implantes dentales, los cuales permanecen perfectamente fijos y fuertes como el primer día, sin ningún tipo de rechazo ni de molestias.