¿Es frecuente que un niño se rompa un diente por un golpe?

Publicado por: el Abr 27, 2016 | Sin comentarios

El Dr. Furelos nos explica cómo debemos actuar frente a una rotura dental de un niño tras un golpe accidental.

Es tremendamente frecuente. Un niño, al caerse, no retiene la inercia sobre su cabeza y se golpea sobre sus dientes. En cuanto se cae el diente, debemos meterlo en un vaso de agua con sal (no demasiada, como el sabor de una lágrima) y acudir a un centro odontológico o a urgencias.

En el centro sanitario fijarán el diente, ya sea con unos brackets o alambres. Aunque tanto si ese diente se ha roto o se ha desprendido completamente, ha muerto, por que se oscurecerá, con lo que a las pocas semanas se debería practicar una endodoncia, que consiste en vaciar todo el contenido necrótico e introducir una pasta blanca que evitará que el diente se oscurezca.

Aunque al cabo del tiempo el cuerpo rechace este “diente injertado”, tiene la función de mantener el espacio con las demás piezas dentales, algo fundamental para el desarrollo y crecimiento de la mandíbula.

Para la colocación de un implante dental debemos esperar a que el niño complete su crecimiento, que será alrededor de los 16 ó 17 años.